Representante Jorge Gómez exige a EPM que no venda las empresas de servicios públicos nacionales

Demanda un plan de contingencia completo para una emergencia de proporciones.
El gran agujero que deja en las finanzas de EPM el aplazamiento o el posible colapso del proyecto Hidroituango, ha conducido a que la Junta Directiva del ente descentralizado autorice la venta de activos “tanto en Colombia o en el exterior hasta por un valor de tres billones de pesos”, decisión que se justifica siempre y cuando no afecte la propiedad pública sobre empresas que prestan servicios públicos en Colombia.

Una cuenta rápida permite concluir que, con la liquidación de las inversiones en Aguas de Antofagasta en Chile, Elektra Noreste S.A. en Panamá, Empresa Eléctrica de Guatemala S.A. EEGSA y Transportista Eléctrica Centroamericana TRELEC, en Guatemala, la Distribuidora de Electricidad del Sur DELSUR en el Salvador y varias de las subsidiarias de México, sería suficiente para un rápido recaudo de la suma mencionada. 

“Hago un llamado a las actuales administraciones de EPM y de la ciudad de Medellín para que no vayan a caer en la tentación de vender, que no es otra cosa que privatizar, las empresas que son de su propiedad y prestan servicios públicos en Colombia. Lo sensato es liquidar inversiones riesgosas e innecesarias en el exterior”, declaró el Representante a la Cámara electo del POLO.

De otro lado, insistió en la forma insuficiente como se viene atendiendo la población afectada. Si bien es cierto la atención a los moradores de Puerto Valdivia ha sido reportada como adecuada, la preparación para la peor de las eventualidades es absolutamente insuficiente e inadecuada.

Los sitios dispuestos para los albergues de más de cien mil personas que podrían quedar sin vivienda por una avenida catastrófica del Río Cauca, apenas han sido señalados, pero no se ha procedido a la disposición de carpas, colchonetas, frazadas, baterías sanitarias, plantas eléctricas, alimentos y agua potable. “Lo sensato es apoyar todos los esfuerzos que se realizan para superar la emergencia y hacer votos para que así sea, pero indudablemente es preciso prepararse para lo peor, así no suceda, y eso es lo que no hemos visto en el Gobierno nacional, departamental y tampoco en EPM”

“Se calcula que el dispositivo necesario para atender esa población podría valer cerca de 50.000 millones de pesos, solo para la atención de las dos primeras semanas de emergencia y no se ve a ninguno de los entes gubernamentales trabajando en eso, y los Alcaldes temen que los dejen solos atendiendo ese indeseable pero probable escenario”, concluyó el Representante polista.



Deja un comentario